Mi historia

Cuando se empieza un blog, creo que es obligación de la persona que está detrás de dicho blog el presentarse adecuadamente  y dar a conocer un poquito su historia. Aunque ya tenéis una pincelada más sobre mí en otro apartado, creo que el primer post lo debo dedicar a que conozcáis un poquito mejor el porqué de este blog y a qué me dedico.


Como digo siempre a mis amigos, mi historia es una historia de mala leche.  

Todo empezó cuando, tras años trabajando en el sector financiero, en el 2009 de la noche a la mañana me encontré sin trabajo. Tras la sorpresa inicial, y superar la desorientación que me produjo el quedarme en el paro tan de repente, comencé a ver mi situación más como una oportunidad de hacer cosas nuevas que como una desgracia dados los tiempos que corrían.


Desde hacía años tenía una gran espina clavada. Desde la primera vez que estuve en los Estados Unidos, allá por el año 2002, siempre quise volver para quedarme por una buena temporada, y no sólo los 3 cortos meses que había pasado allí en esa primera ocasión, o la visita relámpago que hice en el año 2007. Así que decidí quitarme esa espina y preparar mi viaje a los Estados Unidos por una larga temporada.


Durante los meses que pasé en el extranjero, hice de todo. Trabajé doblando camisetas, cuidando niños, dando clases de español, ayudando con las importaciones de mercancía de Perú para las tiendas en las que doblaba camisetas, como asistente en el college en el que terminé estudiando… No tenía demasiado tiempo para aburrirme. En general estaba bastante contenta. Sólo había una cosa que, semana tras semana, me ponía de mala leche: mi visita al supermercado.


Como española que soy no podía por menos que entrarme los siete males cada vez que me paseaba por los lineales de Kroger, Safeway, o Fred Meyers.  Aceite italiano, griego, turco… ¿y el español??. En la sección de deli encontrabas salchichas alemanas, mortadela italiana, prosciuto italiano, salami italiano, queso francés, holandés, chorizo portugués o mexicano… ¿y el español?. En el lineal de las salsas, 10 veces más grande que en cualquiera de los supermercados que todos conocemos, encontrabas salsas de cualquier país excepto… ¡exacto!. Si has dicho España, gallifante para ti. Lo mismo pasaba con las aceitunas, conservas vegetales en general, la cecina americana (eso sí que era una puñalada en el pecho para una leonesa como yo, que he crecido con una cecina no buena, sino mejor), vinos, etc, etc. La lista de suma y sigue puede ser eterna.


Quizás diréis que soy una exagerada, otros que hayan vivido fuera entenderán un poco lo que digo, incluso puede que lo hayan sentido en sus propias carnes. Pero os aseguro que la mala leche no dejó de aparecer cuando volví a España, sino que se acentuó. Tenemos industrias buenísimas, unos productos muy buenos, y no sabemos transmitirlo fuera.


Ante esta situación tenía dos opciones: o seguir de mala leche permanentemente sentada cómodamente en el sofá de mi casa y exponerme a padecer una úlcera de estómago en el futuro, o intentar poner mi granito de arena para resolver el problema y que la próxima vez que salga fuera pueda ver con alegría más productos españoles en los escaparates de todo tipo de comercios, lineales de supermercados, y a cualquier otro nivel que se nos ocurra (infraestructuras, servicios…)


La tarea no es fácil, el momento quizás no sea el mejor, pero ¿quién dijo miedo habiendo hospitales? Sin intentarlo nunca sabré si se podrá no conseguir.


Así que ya sabéis, esta es mi historia de mala leche, y este es el blog a través del cual quiero daros a conocer mi punto de vista sobre internacionalización, salida al exterior, comercio exterior, o como queráis llamarlo.


Espero que os guste y que la información que aparezca aquí a partir de hoy os sea de alguna utilidad.


Un saludo para tod@s


Victoria Valbuena
Publicado en Mis Posts.

14 Comentarios

  1. Espero que la próxima vez que alguien salga al extranjero, encuentre en los supermercados productos españoles. Seguro que las empresas a las que visites estarán encantadas de que las asesores y harán muy bien porque, consigues todo lo que te propones ya que eres responsable, trabajadora y BUENA PERSONA. Las referencias que me las pidan a mí que trabajé contigo mano a mano durante tiempo. A POR TODAS QUE LO VAS A CONSEGUIR!!!!!

  2. Todo aquello que puede imaginarse, algún día se hará realidad… por ello para lo que necesites contar en algo que pueda dar sentido a lo que realmente quieres o necesites aplicar… aunque sea descifrar un garabato o… lógicamente: el silencio querido y sentido, qué no el impuesto, puedes contar con el que éstas letras te traslada todo él ánimo para llevar a cabo esa “Start up”.

  3. Me encanta ver como hay personas que se superan día a día y Victoria tu eres una de esas luchadoras que todos las mañanas se levantan pensando que camino debe de seguir para ver realizado ese sueño que tanto ansia.

    El futuro estoy convencido de que va a traer cosas muy interesantes por descubrir y personas como tu seréis fundamentales en el devenir de los acontecimientos.

    Aparte de tu fuerza y tu valentía por emprender una etapa, la sencillez de persona y lo buena gente que eres, son características que te hacen crecer aun mas como persona.

    Victoria gracias por ser parte de mi, un abrazo y te deseo lo mejor.

  4. querida Vicki, he tardado un par de meses en visitar tu blog (disculpa mi tardanza!!!) pero ha merecido la pena tenerlo en “cosas pendientes antes de acabar el año! Sin duda es una idea y proyecto realmente inteligente ( no esperaba menos de ti) y que con una buena difusion se convertira en un referente para aquellos que desconocen las realidades que planteas o para aquellos que no acaban de dar el salto.
    Espero que pronto sentados frente a una buena cecina y un vino me sigas sorprendiendo tan gratamente.
    Enhorabuena!!!

    • Muchas gracias, Omar. Ya sabes lo que dicen, más vale tarde que nunca 😛 Espero que en las primeras semanas del 2013 te pases por aquí, y disfrutemos de esa cecina, vino y buena oonversación en excelente compañía. Un abrazo para ti y toda tu bonita familia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *