Los 4 Activos de Más Valor para tu Empresa

Hace unos días Luisangel Mendaña (más conocido en las redes como Lugarzen) publicaba este buenísimo post que recomiendo a todos titulado “Los 4 Intangibles con los que Trabajo en Social Media” El tema de este post surgió en uno de los cafés que compartimos por algún rincón perdido de León, esta pequeña ciudad con mucho encanto del norte de España que tanto nos gusta a los dos. Nuestros cafés son de esos en los que compartes impresiones con otros profesionales y de los que siempre aprendes algo.

En esta ocasión el tema que tratábamos son las webs de las PYMEs leonesas. Los dos nos movemos con empresas de la zona, y aunque con actividades distintas (yo me dedico a la internacionalización y Lugarzen al Social Media y curación de contenidos), en un tema coincidimos, y es la importancia de la imagen que dan las empresas en Internet hoy en día a través de su web y de su estrategia (o carencia de ella) en marketing online.  Hablábamos los dos de la sorpresa que aún hoy en día nos llevamos (Luisangel, con la de cosas que hemos visto, ¡aún tenemos capacidad para sorprendernos!) cuando vemos webs tan poco adecuadas para las empresas hoy en día: webs vacías de contenido, en muchos casos sin actualizar desde hace años, en caso de que sean multi-idioma, con muchísimos errores en sus traducciones… Estos son sólo ejemplos para empezar. Pero es aún mayor la sorpresa que nos causa la poca conciencia que hay de la importancia de destinar un presupuesto anual a mejorar en estos temas. Hoy en día en el que hasta mis sobrinso de 8 y 11 años tienen móvil y buscan todo en Internet, que las tablets están arrasando en el mercado de los gadgets tecnológicos, que hasta las televisiones se conectan a la red, aún no ha calado la importancia de este canal en las empresas de menor tamaño. Lo que nos llevó a plantearnos la pregunta de la razón por la que no hay mentalidad 2.0 entre tantas y tantas de nuestras PYMEs.

Activos IntangiblesEn mi modesta opinión, la razón es bastante simple: en España no se sabe apreciar el valor de los activos intangibles. Para mí, son cuatro los activos que más valor tienen dentro de las empresas, y que los gerentes de tantísimas y tantísimas PYMEs descuidan todos los días: la reputación, la marca, la información y el tiempo.

  •  La reputación. Como dijo alguien muy sabiamente, la reputación es “eso que dicen de nosotros cuando salimos de la habitación.” Esa imagen que tienen de nuestra empresa no sólo los clientes, sino también nuestros proveedores e incluso los empleados de la empresa. Sí, sí, habéis leído bien. La reputación es también cosa de los empleados de la empresa. Ese boca a boca que se produce en el entorno puede provocar que la empresa se encuentre en una situación inmejorable, o colocarla ante auténticas dificultades. Y a pesar de su importancia, muy pocas se dedican a trabajar y rentabilizar esta variable que tanto beneficio puede traer.
  • La marca. Una buena definición de marca que tuve el placer de escuchar un día a Jean Marc Colanesi (y que me perdone si no parafraseo correctamente) es: La marca está conformada por todos aquellos atributos que permiten distinguir nuestro producto o servicio del de la competencia.” Imaginaos el caos que sería ir a comprar a un supermercado, y que en sus lineales aparecieran productos envasados todos con packaging en blanco. ¿Cómo podríais elegir vuestra salsa de tomate favorita, si en el envase sólo aparece su nombre genérico? ¡Ojo! Cuidado con confundir marca con logo, que la marca va mucho más allá de una simple representación gráfica del nombre comercial de un producto.

Marca y reputación están íntimamente ligadas, tanto que no pueden separarse una de la otra. Podemos tener una marca conocida, que ofrezca productos de calidad razonable a precios asequibles, lo que a priori parece que sea una fórmula de éxito en estos tiempos de crisis, pero que por su desastrosa reputación se vean en dificultades para captar o incluso mantener consumidores. Una marca conocida y reconocida, que tenga una reputación excelente es éxito seguro y en lo que deberían poner una buena parte de sus esfuerzos en marketing muchísimas empresas.

  • La información. Todos hemos oído o leído eso alguna vez de que “la información es poder.” Y sin embargo las PYMEs son Activos Intangiblesmuy reacias a realizar desembolsos económicos para adquirir bases de datos, investigaciones de mercado, informes financieros, o conocer los ratings de riesgos de clientes y proveedores.  Para todas estas empresas, esto lo ven como un coste y no como lo que realmente es, una inversión que puede tener enorme impacto en nuestra cuenta de resultados. Imaginaos lo que fácil que sería exportar si conocierais con exactitud dónde se demanda más vuestro producto en el mundo, qué necesitáis hacer para introducir vuestros productos en ese mercado, el canal de distribución con mayor margen para el productor, el nombre y apellidos de la empresa que está deseando incorporar lo que ofrecéis en su portfolio, y que vuestros competidores aún no han descubierto el nicho… El resultado lo dejo a vuestra imaginación.
  • El tiempo. ¿Quién no ha deseado alguna vez que los días tuvieran 48 horas? Imaginaos cuánto podrían beneficiarse vuestras empresas si pudierais dedicar el 100 % de vuestro tiempo a hacer aquello que mejor sabéis hacer, en lugar de perder el tiempo buscando la última normativa que ha cambiado el Gobierno y que afecta a vuestro sector, o haciendo el informe ese que os piden de última hora y que no sabéis por dónde coger. ¿No estáis de acuerdo en que si pudierais dedicaros por completo a tareas en las que sois expertos vuestras empresas se beneficiarían? ¿Cuál es el coste de dejar de lado lo que realmente sabéis hacer y es tan necesario en la empresa, por otras tareas en las que no tenéis tanta experiencia?

Los profesionales que trabajamos en el mundo de los servicios precisamente aportamos estos dos últimos activos: información precisa y valiosa, y ahorro de tiempo y costes en las empresas. Además, gracias a la calidad de la información que aportamos y el tiempo que los empleados de esas PYMEs pueden dedicar a otras tareas, marca y reputación también se ven positivamente afectadas.

Los servicios profesionales tienen un altísimo valor, que, lamentablemente, no todas las empresas saben ver. Gracias a las que sí lo reconocen comemos. Y gracias a aquellas que prefieren tener un segundo local comercial, pagando un alquiler anual no inferior a 12.000 Euros más reforma de otros tantos miles, en lugar de una web que les permitiría tener escaparates en la milla de oro madrileña, en la City de Londres, en Nueva York, Moscú, Beijing o Shanghai, Lugarzen y yo tendremos temas para muchos cafés y hasta quizás para otro par de post como éstos, ¿verdad Luisangel?

Publicado en Mis Posts y etiquetado , , , , .

4 Comentarios

  1. Tienes toda la razón Victoria. Yo no sé si con los cafés arreglaremos algo, pero y lo bien que nos lo pasamos! Lo has clavado en tu post, es curioso cómo tus cuatro intangibles se adaptan a muchos perfiles profesionales que aparentemente no tienen mucho que ver. Lo que sí coincide es la falta de perspectiva de los que mandan en muchos negocios, que no son capaces de entender el valor real de algunas cosas que no se pueden tocar con las manos, eso es muy triste, pero por desgracia muy habitual. Yo te echo una mano y entre los dos preparamos una charla con esto, mezclando las tareas, qué te parece? 🙂

    • ¡Pues qué buena idea! Ya sabes que yo, más que consultora, tengo complejo de “evangelizadora”, tratando de convertir a esos incrédulos que aún no han visto que sin planes de crecimiento que pasan por abordar otros mercados (con su buenísima estrategia en internet, por supuesto) comprometen el futuro de su empresa, haciendo que peligre enormemente su supervivencia. Así que si hay que dar sermones (o charlas, como tú los llamas 😉 ) para intentar traer a la luz a todo el que se deje, ¡me apunto ya mismo!

  2. Pingback: Cómo Hacer un Plan de Internacionalización en 8 Horas | Victoria Valbuena

  3. Pingback: El Factor Humano, Clave para el Éxito en la Internacionalización de las Empresas | Victoria Valbuena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *